Teniendo éxito como contratista: Preguntas que no debe olvidar

La suerte de ser contratista de un proyecto constituye una invaluable oportunidad para poder no solamente asegurar un ingreso de dinero sino que también se constituye como una forma de obtener nuevos clientes o asegurar a los que ya lo son mediante la ejecución de un trabajo impecable que sirva de propaganda.

No obstante, no siempre ocurre que el contratista toma en cuenta todos los puntos que debe considerar para culminar un trabajo eficiente. Por ello aquí se menciona una serie de puntos a los que un contratista tendría que poner atención.shutterstock_653759291

Aspectos que un contratista no debe olvidar al contactar con el cliente

  • Establecer una comunicación personal con el cliente

Este aspecto es fundamental. Debe entenderse que el proceso de selección de un contratista no es un trámite frío y burocrático; sino que más bien se trata de todo lo contrario dado que el cliente no selecciona al contratista basándose únicamente en lo que ha hecho antes, sino en cómo se relaciona con él, si le inspira confianza o no. Por ello el contratista ha de ser claro y directo respecto a su propuesta, dado que la calidad de su trabajo estará avalada por el segundo punto al que hacemos referencia a continuación.

  • Ofrecer al cliente toda la documentación que requiera

El cliente está en la potestad de solicitar toda la información y documentación que éste requiera sobre la situación actual de sus trabajos previos. Hacerlo conlleva dos beneficios bastante claros e innegables: el primero es que evidencia una actitud abierta de parte del contratista, quien así demuestra que confía en el trabajo que realizó anteriormente. El segundo beneficio es que así el cliente conoce de forma directa todo lo referido a la experiencia del contratista, lo cual juega a favor de éste si es que la calidad de su trabajo es patente.

  • Establecer un plan de trabajo claro

El establecer un cronograma de plazos, que además incluya todas las condiciones necesarias para realizar el trabajo de forma óptima, el personal involucrado, etc., genera mucha confianza en el cliente, y por tanto el contratista no debe menospreciar este aspecto.