Certificación de obras

La ejecución de una obra es un proceso complejo, generalmente comprende un período de tiempo extenso, y en el caso de la obra pública y grandes emprendimientos privados implica el desembolso de un elevado monto de dinero como inversión. A fin de verificar la continuidad del cumplimiento del condownload-27trato por ambas partes involucradas, se establece el mecanismo de entrega de certificados de obra como instrumento para documentar el grado de avance del proyecto.

Los certificados de obra permiten al contratista presentar un reporte periódico de los trabajos realizados, y rendir cuentas del dinero empleado para la compra de materiales y la contratación de mano de obra calificada. A su vez, informan al comitente sobre el nivel de ejecución alcanzado.

El pago de los certificados puede llevarse adelante mediante diferentes mecanismos. En líneas generales, estos pagos son tomados a cuenta de la liquidación posterior del monto total de la obra y no implican por parte del comitente ningún tipo de compromiso con la recepción final del proyecto. El tiempo estipulado para el pago de cada uno de ellos es convenido por las partes durante la celebración del contrato, y los posibles incumplimientos entre el constructor y el promotor deberán dirimirse de acuerdo a lo establecido en otras cláusulas del documento.

En cualquier caso, de no efectuarse el pago correspondiente se entiende que el contratista puede proceder a la suspensión inmediata de los trabajos, hasta tanto no reciba el dinero adeudado conjuntamente con los punitorios que apliquen en cada caso. El comitente, en cambio, puede retener el pago de los certificados siempre que considere que el proyecto no ha sido llevado adelante en forma adecuada, de acuerdo a las especificaciones técnicas requeridas. Sea por incumplimiento total o parcial en la ejecución de la obra, el promotor debe probar fehacientemente la existencia de defectos constructivos de gravedad.